Querido amante de los perros,

Mi primera perra nos encontró en su camino. La llamé Schnappi, una pequeña y dulce mestiza. Realmente me llegó al corazón. Mi amor por los perros nunca desapareció y ya he tenido tres perros: Luna, un Pastor Alemán, Smokey, un Labrador y Bagoy, un perro salchicha Dachshund.

Para nosotros, los perros forman una parte muy importante de nuestra familia y por supuesto, su salud y bienestar es nuestra principal preocupación. Por todo ello, en Happy Dog hacemos todo lo posible por producir una alimentación sana para perros, dependiendo de su tamaño, necesidades y edad.  

Queremos ayudar a que comparta su vida con su perro y que lo disfrute desde el primer momento. En las siguientes páginas encontrará consejos útiles para introducir a su cachorro en su hogar e información sobre cómo cuidar a su pequeño amigo y mantenerlo sano y feliz. Nuestro servicio de atención al cliente estará encantado de ofrecerle el mejor asesoramiento y responder a cualquier posible pregunta sobre la nutrición de su perro.

Atentamente
Georg Müller

Happy Dog, Georg Müller
Georg Müller

Fundador y Director General
de Happy Dog

Su cachorro - consejos y trucos para un crecimiento saludable

Cómo mantener su cachorro sano

La adopción de un cachorro es una decisión muy importante después de todo. Su nuevo amigo le acompañará durante un largo período de tiempo. La nutrición y la experiencia de tener que cuidar a un cachorro van a hacer de sus primeras semanas de vida un nuevo reto a asumir que le influirá personalmente mientras intenta sentar las bases para su desarrollo. Por esta razón, usted debe tener en cuenta los siguientes puntos.

Una nutrición adecuada desde el primer día

Para un desarrollo óptimo, la leche materna es la mejor nutrición para un cachorro en sus primeras semanas de vida. Sólo si la madre no tiene suficiente leche, será necesario complementarla. Sin embargo, los cachorros no deben ser alimentados con leche de vaca.

Necesitan una composición especial como nuestro " Happy Dog Milk Supreme Baby" con bajo contenido de lactosa y cultivos probióticos especiales para estabilizar el intestino.
En unas cuatro semanas, los cachorros comienzan a sentir curiosidad por los alimentos sólidos. Quieren investigar cómo saben y empezar a hacer sus primeros intentos tímidos en el comedero. Algunas madres amamantan a sus crías hasta que tienen ocho semanas de edad, pero la mayoría de ellas dejan la enfermería después de seis semanas. Este es el momento de empezar a dar alimentos sólidos a los más pequeños.

La transición de la leche materna en alimentos sólidos pone en tensión la constitución del pequeño perrito. Para ayudar a manejar esta fase y evitar problemas digestivos, deben ser alimentados con comida para cachorros de primera calidad desde el principio. Esto es muy importante: las necesidades nutricionales de los perros jóvenes se diferencian considerablemente de las necesidades alimentarias de los animales más adultos.

Los cachorros necesitan mucha más energía

Cualquiera que haya visto a su cachorro jugar, pronto se dará cuenta de que la curiosidad y la alegría de su pequeña bola de pelo parecen no tener fin. Los cachorros son considerablemente más activos que los perros adultos, por esta razón, una alimentación "normal" de comida para adultos sería insuficiente. Los cachorros necesitan más calorías que un adulto relativamente. Además,  también tienen mayores necesidades de sustancias proteicas y de minerales. En el caso de las razas grandes, es importante que les proporcione unas cantidades de calcio proporcionales al fósforo. De este modo, nos aseguramos de la formación de hueso sano, mientras evitamos un excesivo y rápido crecimiento. Las deficiencias nutricionales pueden dar lugar a problemas o insuficiencias para toda la vida. Elegir el alimento más adecuado para cachorros es de una importancia crucial.

Evite las deficiencias nutricionales

El alimento seco de Happy Dog le ofrece la seguridad que necesita. Nuestro alimento seco de alta calidad es ideal para las necesidades nutricionales de los perros jóvenes y cachorros. El pienso seco Happy Dog contiene todas las vitaminas y nutrientes esenciales que su cachorro necesita para crecer grande y fuerte. La razas mini también tienen amplias necesidades energéticas, al igual que los cachorros y los perros jóvenes. Por esta razón, el alimento para cachorros Happy Dog atiende a las necesidades de diferentes tipos de razas: pequeñas, medianas o grandes.

Nuestro Concepto de 2 fases se centra en el instinto de las madres por buscar comida para sus crías. Los cachorros tarde o temprano, dejarán de lado la leche materna y optarán por buscar alimentos más sólidos. Esto se suele realizar en dos etapas. Cuando los cachorros tienen alrededor de diez semanas de edad, la madre comienza una alimentación basada en regurgitar y masticar la comida, la carne para ellos. Y muy despacio y poco a poco, empieza a darles aquellas piezas de las presas que son más difíciles de digerir. Con el concepto de las 2 fases de Happy Dog, su cachorro se alimenta primero con una dieta alta en proteínas, que es equivalente a una alimentación pre digerida.  Entre el quinto y el séptimo mes, hay que bajar las cantidades, en función de las condiciones naturales.

Deje que nuestro equipo de Servicio de Atención al Cliente de Happy Dog le aconseje si no está seguro de cuál es el mejor alimento para su perro. Nuestros expertos estarán encantados de asesorarle en todas sus preguntas.

La primera comida en el nuevo domicilio

Al dar a un perro su primer alimento, o incluso al cambiar la comida de un perro, es recomendable tomarse las cosas con calma. Mudarse a un nuevo hogar es algo muy emocionante para su nuevo cachorro. Nuevos entornos, nuevos olores, ser separado de su madre y sus hermanos... Todas estas nuevas experiencias y estímulos pueden alterar el estómago de un joven cachorro. Para evitar presiones sobre el cuerpo del pequeño animal, es una buena idea ofrecer al cachorro un pequeño recipiente con agua fresca de inmediato, pero espere a que haya estado en su nueva casa durante unas horas antes de ofrecer cualquier alimento. Por otro lado, no hay nada de qué preocuparse si el perro no está por la labor de comer inmediatamente, su apetito regresará por lo general al día siguiente, una vez que el entusiasmo inicial haya desaparecido.

El alimento seco para cachorros

¿Qué es mejor para un cachorro, el alimento seco o el húmedo? Esta es una pregunta que se hacen muchos dueños de perros. De hecho, ningún tipo de alimento puede ser descrito como esencialmente "mejor" que el otro. Lo más importante de todo y lo que debe recordar, es que el alimento que está recibiendo su cachorro es de alta calidad y es un producto que ha sido certificado como un "alimento completo". Esto sólamente significa que el producto está garantizado para proporcionar a su cachorro todos los minerales, nutrientes y vitaminas que necesita.

Así que la comida seca ofrece ciertas ventajas prácticas sobre la comida húmeda. La misma masticación del alimento fortalecerá las encías. Y es más higiénico que la comida húmeda, ya que se conserva por mayor tiempo, por ejemplo, aguanta más en el cuenco de la comida sin estropearse rápidamente. Por supuesto, es mucho más fácil de limpiar. Incluso cuando el envase ha sido abierto, el alimento seco tiene una gran vida útil. Y no podemos olvidar, que no dejaremos latas vacías en la basura que dañen el medio ambiente. Por todo esto, y por que la comida seca tiene el contenido energético que su perro necesita, es quizás una de las mejores opciones de alimento canino.  Pero claro, los dos son muy buenos y siempre habrá gente que opte más por el húmedo para su mascota.

Tenga en cuenta que si el alimento seco es la opción elegida, debe asegurarse de que su mascota esté recibiendo suficiente agua dulce en todo momento. La mejor manera de animar a su perro a beber es, sencillamente, colocándole bebederos al lado del cuenco del alimento seco, en diversas zonas de la casa…. Lo importante es que tenga siempre una fuente de agua disponible cerca.

Cambie a nuevos alimentos poco a poco

Durante los primeros días, es recomendable dar a su cachorro los mismos alimentos que ha recibido anteriormente. Realizar cambios en la dieta del perro en esta etapa puede poner en tensión el sistema digestivo del perro. Una vez que el cachorro se haya asentado correctamente,  después de una semana o dos, podrá iniciar cambios en su dieta poco a poco. Lo que debe hacer es ir mezclando un poco de la comida nueva con la habitual en las raciones diarias aumentando gradualmente la cantidad por día. Esto permitirá que el tracto digestivo del cachorro se acostumbre a la nueva comida. Si ha decidido dar a su mascota un alimento especial para cachorros, deberá seguir con ese procedimiento.

¿Cuánta comida necesita mi cachorro?

Es esencial medir correctamente las porciones de alimentación que le proporcionamos a nuestro perro. Un exceso o una escasez de vitaminas y nutrientes pueden conducir a problemas de crecimiento. En la medida de lo posible, intente respetar las porciones de alimento recomendadas en la parte posterior de los envases y paquetes de pienso Happy Dog. Éstas recomendaciones están diseñadas en función del peso “ideal” para los perros de una determinadas raza o edad y, a veces, puede no corresponderse por completo con el peso “real” de su mascota. En los perros más jóvenes que han sufrido un crecimiento demasiado rápido, esta cifra recomendada puede ser más alta en realidad y si se utiliza para calcular la comida del perro, podría llegar a alentar un crecimiento demasiado rápido. Una regla útil para dar la cantidad adecuada de comida que puede servir es: “lo menos posible y tanto como sea necesario”.

¿Con qué frecuencia debo alimentar mis cachorros?

Mientras que al perro adulto se le alimenta por lo general dos veces al día, a un cachorro se le debe ofrecer alimentos con más frecuencia. Tener un estómago relativamente pequeño significa que aún no está listo para hacer frente a grandes cantidades de comida. Y comer demasiado puede llegar a sobrecargar su cuerpo. Los expertos recomiendan.

  • Hasta 4 meses de edad: 4 comidas por día
  • Hasta 6 meses de edad: 3 comidas por día
  • Desde los seis meses en adelante: 2 comidas al día.

¿Puedo darle una golosina entre horas?

Al igual que los perros adultos, los cachorros pueden ser recompensados con golosinas o snacks para picar entre horas. Sin embargo, se les debe dar con moderación y siempre deben contar como parte de la ración diaria de comida del animal. Alternativamente, se les puede dar junto a su alimento seco diario como si fuera un regalo.

¿Cuándo puedo empezar a dar mi perrito comida para perros adultos?

  • Las razas pequeñas (hasta 10 kg) cambian a una "dieta de adultos" adecuada en torno a los 9-12 meses.
  • Para razas medianas (11-25 kg aprox), el cambio tiene lugar a los 12-15 meses.
  • En las razas muy grandes, el crecimiento es casi completo a los 15-18 meses, que es cuando se debe cambiar a los alimentos para adultos.

El seguimiento de los alimentos se seleccionan en función de la raza, el metabolismo y el rendimiento (por ejemplo, Mini Adult para perros adultos de hasta 10 kg con los requisitos normales de energía, Adult Medium para perros adultos 11-25 Kg con requerimientos energéticos normales y Adult Maxi para perros adultos de 26 kg con los requisitos normales de energía).

Cuando el nuevo residente entre en su casa, por favor considere que tiene que asimilar una gran cantidad de información en muy poco tiempo. El cachorro ya no va a tener cerca ni a su familia, madre, hermanos ni nada y debe acostumbrarse a sus nuevos acompañantes y al medio que le rodea, por lo que ¡Dele tiempo!

Con la mejor voluntad del mundo, y por mucho que ame a su pequeño cachorro, habrá momentos en los que le gustaría poder mandarle a la luna sin un billete de vuelta, sobre todo cuanto le destroza su tercer par de zapatos.  

Son en esos momentos cuando se debe plantear empezar un sistema de entrenamiento y de correcta educación básica para su cachorro. Los siguientes consejos son sólo algunos puntos básicos, pero son las lecciones más importantes que un perrito necesita aprender.

Entrenamiento casero

El entrenamiento casero es una de las cosas más importantes que un cachorro tiene que aprender por el bien de sus alfombras y los nervios de todos sus familiares. Debe ser muy paciente durante las primeras semanas. Lleve a su cachorro fuera durante intervalos regulares de no más de unas pocas horas de diferencia. Tendrá que hacerlo incluso por la noche, ya que su pequeño amigo no será capaz de aguantarse ni por la noche por el momento.

Los cachorros en general suelen “ir al baño” justo cuando se despiertan, después de comer y durante o después de jugar. Siempre debe alabarle con alegría y claridad cuando consiga hacer caca o pis en el exterior. Si lo encuentra en el interior dígale “no” con voz clara y llévelo al jardín. Si mientras está allí consigue hacer sus necesidades, debe alabarle nuevamente con alegría. De esta manera el cachorrillo irá entendiendo que sus necesidades las tiene que hacer en el exterior. No obstante, si ya ha orinado o le ha dejado un regalo en la alfombra, entonces simplemente, mala suerte. En estos casos en los que llega demasiado tarde, realmente no sirve para nada castigar o enfadarse con el perrito, porque sencillamente él todavía no había terminado de entender dónde lo tenía que hacer y cuando le entraron las ganas lo hizo sin más.

¡Ven aquí! -¿Cuál es el nombre del perrito?

Para amaestrar poco a poco a su perro de manera correcta, intente también utilizar su nombre cuando se dirija a él. Los cachorros generalmente entienden muy bien lo que se les quiere decir y aprenden a esperar cuando escuchan su nombre. Puede tener un trozo de comida en la mano y cuando se aleje de él un par de metros, llámelo por su nombre a ver cómo reacciona. Proporciónele la recompensa cuando él acuda a su llamada.  

El siguiente paso será dirigirse a él por su nombre cuando no esté prestando atención. Esto le irá enseñando que debe prestarle atención a usted y no al revés. Puede optar también por esconderse y llamarlo para ir consolidándolo aún más. Pero tampoco vaya demasiado lejos. Recuerde que está en un período de aprendizaje. Por supuesto, sea cual sea el momento o la situación, si él acude a su llamada debe felicitarlo por la gesta. Si camina alejado de él y le llama y el perro le sigue por detrás, eso también debe recompensárselo incluso con algo de comer.

¡No! ¡No! -¡Tómala! ¡Toma!

Algunas cosas que son bastante reconfortantes en los cachorros, no son tan agradables en los perros adultos. El cachorro debe aprender que todo lo que hace no siempre es lo más correcto, incluso cuando interactúa con sus hermanos, otros perros, etc, y que no debe salirse siempre con la suya. Recuerde que es usted el que decide lo que está permitido y lo que no.

Pero para hacer esto, primero hay que enseñarle exactamente lo que significa ¡No!

Coja una golosina con la mano y bríndesela a su cachorro con la mano abierta. Cuando se acerque el perro, cierre la mano y diga ¡No! Espere unos momentos y repita el proceso. Los cachorros aprenden el significado del ¡No! con suficiente rapidez. Ahora, abra la mano y diga ¡Toma! De esta manera, no pasará mucho tiempo hasta que el perro entienda que debe esperar a que pronuncie esa palabra para ir a por la golosina de su mano.

Si esto funciona, hágalo más difícil. Coloque la golosina en el suelo  y repita el ejercicio. Asegúrese de que su perro no se apropia de la golosina, no es más rápido que usted y repita este ejercicio varias veces. Comience en el hogar con pocas distracciones y después pase al exterior. Si practica de manera regular o constante y aplica los comandos ¡No! y ¡Toma! repetidamente, al final aprenderá poco a poco las órdenes básicas.

El "¡No!" es vital, y ayuda a evitar peligros o situaciones embarazosas.

Corrección

Cuando su cachorro excede los límites del buen comportamiento, debe mostrar su autoridad de alguna manera, pero sin pasarse. Bien es cierto que en algunos casos es mejor ignorarlo porque a lo mejor no tiene mucha importancia, pero si su comportamiento llega a ser agresivo con usted o demasiado salvaje, entonces debemos actuar con firmeza y claridad y pronunciar un elevado ¡Alto! De esta manera intentará demostrar que es usted el que pone los límites al perro.

Si no es suficiente para detenerlo o si, por ejemplo, le ha masticado todos sus pares de zapatos, hacer caso omiso e ignorarlo sí que no servirá absolutamente de nada y el perro considerará que lo que está haciendo es algo aceptable para su dueño. Eso hay que evitarlo. En esto casos, es fundamental una señal clara para decirle que se detenga. Esto es positivo siempre que pronuncie la palabra adecuada en el momento preciso para restringir sus acciones. Inclinarse sobre él o sostenerlo también podría ayudar mientras se lo estamos diciendo o bien, podemos tropezarnos con él o molestarlo un poco. Esto puede parecer algo duro pero en realidad no lo es para nada. Simplemente son métodos para que el perro se incomode y entienda que algo ha hecho mal. Fíjese en cómo actúan ellos cuando se encuentran en el parque, en cómo actúa un cachorro con un perro de edad adulta y cómo reaccionan ambos. Es algo parecido. De todas formas no se alarme, en cuanto el perro empiece a comprender estas cosas, no será necesario repetirlo nunca más y sólo con las órdenes de voz será más que suficiente. Además, es muy difícil decirle a un cachorro que no se acerque a un perro adulto, o que no le haga caso y esto al final va a conllevar que el perro adulto se incomode. Tenga en cuenta que el comportamiento de un cachorro, alegre, dulce y animado, puede ser para nosotros algo divertido, pero para un perro adulto a lo mejor no lo es tanto.

El factor importante aquí es que los perros no sienten rencor.  Tal vez deberíamos aprender un poco cómo es el comportamiento de un perro. No es bueno hacer caso omiso al perro durante largos períodos de tiempo. Todo lo contrario, puede llegar a dañar la relación entre el hombre y el perro. La aceptación de la "ofrenda de paz" por la que se le reprendió es extremadamente importante, y fortalecerá la confianza de su perro con usted.

Búsqueda